Averías 24h 900 500 009 Tel�fono Aver�as
Buscar
noviembre 22, 2019
El agua en Vilafranca  >  Historia del agua
Historia del agua

Originariamente el abastecimiento de Vilafranca del Penedès proviene del Noreste de Vilafranca del Penedès, concretamente de un paraje denominado Andraix. Se desconoce la fecha de construcción de los minados, pero la primera documentación conocida data del 25 de enero de 1405 con la concesión de los privilegios por el Rey Martí V del agua generada en las minas de los Pujols. En el año 1539 se realizaron las actuaciones de ampliación de los minados hasta las cercanías de Vilafranca del Penedès, para usos de riego. Posteriormente, en el año 1754 se ampliaron las minas de los Pujols hasta la ciudad de Vilafranca del Penedès, para poder dar suministro a las fuentes, lavaderos, abrevaderos y demás usos. Casi cien años después, en 1852 se registraron notarialmente a nombre del Ajuntament de Vilafranca del Penedès las infraestructuras correspondientes al abastecimiento desde los Pujols, ya que la corporación había realizado múltiples actuaciones de ampliación y mejora.

 

Para poder gestionar los recursos, se creó en el año 1883 la empresa AGUAS POTABLES DE VILLAFRANCA DEL PANADES, la cual sufrió una serie de transformaciones hasta su desaparición, ya que en el año 1894 se constituyó otro organismo de gestión denominado Junta Mixta d’aigües, y en el 1906 se constituyó la JUNTA DE AGUAS DE VILAFRANCA DEL PENEDES que se disolvió en el año 1923. Esta empresa, ante la dificultad de garantizar el suministro de la Vila mediante el aprovechamiento de aguas superficiales, y por tanto, muy sensibles a las variaciones climatológicas, realizó ampliaciones para conseguir más recursos.

 

Por otro lado, en el año 1891 una sociedad particular inauguró el servicio de abastecimiento en Vilafranca del Penedès, con la finalidad de solventar las debilidades del suministro de agua potable en la vila. Se construyó un pozo de 18 metros de profundidad en Mas d’en Boixos (Pacs del Penedès) y se construyeron 3 galerías de captación que conducen el agua al fondo de unos pozos. Una instalación de un motor a gas y una bomba de pistón elevaba el agua a la parte alta de una Torre de 45 metros de altura, donde había un depósito de acumulación. Desde aquí se enviaba a las principales calles de la población. Esta instalación es conocida actualmente como Torre de la Bleda.

 

Posteriormente, el suministro sufrió infinidad de problemas que provocaron un servicio deficiente. Por esta razón, en el año 1921, el Ayuntamiento estudió las posibles soluciones a esta problemática, y se decidió aprovechar la mayoría de las infraestructuras existentes en la Torre de La Bleda, ya que la capacidad de captación era suficiente para cubrir las necesidades, y se realizaron unas actuaciones de mejora, que se iniciaron el 9 de julio de 1924. Estas actuaciones consistían en la mejora de las captaciones (ampliación de las galerías, construcción de un nuevo pozo y mejora de la maquinaria de impulsión), construcción de un depósito de 1.300 m3 de reserva en la montaña de Sant Pau, construcción de tuberías de impulsión (1,4 km de tuberías de 175 mm de diámetro desde el pozo situado en la Torre de la Bleda hasta un depósito construido en la Montaña de Sant Pau) y construcción de la red de distribución (2,4 km de tuberías de 150 mm desde el depósito de Sant Pau hasta conectar a la red existente en la Rambla de Sant Francesc).

 

Para poder gestionar esta nueva infraestructura y el abastecimiento de la ciudad se constituyó el 24 de abril de 1924 una nueva sociedad denominada AGUAS VILLAFRANCA, SA.

 

Los años 40 y 50 constituyen un periodo de grandes sequías y restricciones, haciéndose evidente la escasez de agua. A pesar de las nuevas captaciones y la construcción de algún pozo, esta situación se agrava durante los años 60, hasta que en el año 1971 se hace cargo de la gestión el Ajuntament de Vilafranca del Penedès con la creación del “Servicio Municipalizado de Aguas de Vilafranca” iniciándose un proceso de búsqueda de nuevas fuentes de suministro.

 

Durante las décadas de los 70 y 80 se intensifica este proceso mediante la adquisición de nuevos pozos y el aumento de las prospecciones, para solucionar las carencias de agua existente y hacer frente al incremento de la demanda.


Paralelamente, en los años 80 se extiende el ámbito de actuación asumiendo la gestión del servicio de abastecimiento de agua de otros municipios de la comarca del Alt Penedès. Concretamente y por orden cronológico: Les Cabanyes, Pacs del Penedès, Vilobí del Penedès, Olèrdola, Santa Margarida i Els Monjos.

El año 1993 el ayuntamiento de Vilafranca del Penedès decidió cambiar la forma jurídica de la parte que gestiona el agua, constituyendo  la actual sociedad municipal, Empresa Municipal d’Aigües de Vilafranca, SA.

En la década de los 90 se hace necesaria una diversificación de las fuentes de suministro, haciéndose finalmente efectiva el año 1998 la conexión a la red de suministros en alta de ATLL(Aigües Ter Llobregat)